LECCIÓN ES

Diapositiva1

http://www.escuelasabatica.net/2009/T4/

LEA EN ESTA DIRECCIÓN LA LECCIÓN CON SUS TEXTOS BÍBLICOS Y COMENTARIO BÍBLICO ADVENTISTA.

RESUMEN DE LA GUÌA DE ESTUDIO DE ESCUELA SABÀTICA

POR ELMAR KREIDLER, ANCIANO DE LA IGLESIA DE HAMACAS

PARA EL SÁBADO 27 DE FEBRERO 2010

EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES MANSEDUMBRE

“Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad” (Gal. 5:5)

LA MANSEDUMBRE es una actitud de humildad hacia Dios y de amabilidad hacia las personas. Es cuando reconocemos que Dios está en el control y que podemos confiar en él, aún cuando las cosas no sean como nos gustaría que fueran, lo que sucede a menudo. Para ser manso se necesita confianza, no en uno mismo, sino en Dios.

La mansedumbre es el resultado de la elección conciente de una persona de confiar en Dios y apoyarse en él, en lugar de seguir los caminos propios. De modo que la mansedumbre surge de la fortaleza, no de la debilidad

I. MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN

“Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas” (Sal. 11:29).

La mansedumbre es lo opuesto a la arrogancia y al egoísmo. Surge de la confianza en la bondad de Dios y en su control sobre la situación (Luc. 22:42). Una persona mansa es alguien que ha aprendido a morir al yo, y que tiene fe, valor y perseverancia (Rom. 12:3).

Efe. 4:2 enfatiza por qué la arrogancia y el egoísmo son contrarios al caminar del cristiano.

II. MODELOS DE MANSEDUMBRE

  1. Abrahán le permitió a Lot elegir la tierra donde hacer pastar sus animales (Gén. 13:8,9).
  2. La mansedumbre de José determinó su trato para con sus hermanos (Gén. 50:20
  3. En 2 ocasiones David tuvo la oportunidad de matar al rey Saúl (1 Sam. 24:3-7; 26: 7-12).
  4. Números 12:3 describe a Moisés como el hombre más manso de su tiempo.
  5. Jesús es el mayor modelo de mansedumbre (Mat. 11:29; 26:39; Juan 18:21-23)

III. LA IMPORTANCIA DE LA MANSEDUMBRE

“Buscad justicia, buscad mansedumbre; quizás seréis guardados en el día del enojo de Jehová” (Sof. 2:3),

La mansedumbre es necesaria para recibir la Palabra de Dios. “Recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas” (Sant. 1:21

La mansedumbre es necesaria para una testificación eficaz. “Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Ped. 3:15)

“Nuestra influencia sobre los demás no depende tanto de lo que decimos, como lo que somos. Los hombres pueden combatir y desafiar nuestra lógica, pueden resistir nuestras súplicas; pero una vida de amor desinteresado es un argumento que no pueden contradecir. Una vida consecuente, caracterizada por la mansedumbre de cristo, es un poder en el mundo”

La mansedumbre da gloria a Dios. “en el incorruptible ornado de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.” (1 Ped. 3:4).

“Es correcto amar lo bello y desearlo; pero Dios desea que primeramente lo amemos y busquemos las bellezas superiores, que son imperecederas. Ningún adorno exterior puede ser comparado en valor o belleza con aquel `espíritu afable y apacible`, el `lino finísimo, blanco y limpio` (Apoc. 19:14) que usarán todos los santos de la tierra. Esas ropas les conferirán hermosura y atractivo aquí, y serán en el futuro la credencial que les franqueará la entrada en el palacio del Rey. Su promesa es: `Y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignos` (Apoc. 3:4)”

¿Qué actitudes podés estar albergando que te hacen difícil ser manso?

IV. PRACTICAR EL FRUTO DE LA MANSEDUMBRE

La mansedumbre se manifestará en cómo nos relacionamos con otros, es algo activo, algo que se revelará en nuestras propias palabras, actitudes y acciones. Podés pensar que sos manso, pero eso no necesariamente significa que los sos. Ser manso es manifestarlo.

Los siguientes versículos muestran cómo la mansedumbre ha de ser revelada en nuestras vidas: Mat. 5:39; 18: 21, 22; Gal. 6:1; 2 Tim. 2:24, 25; Tito 3:2; Fil. 2:2, 3).

La mansedumbre se asocia equivocadamente con la debilidad. Pero de ningún modo es eso. Se requiere fortaleza y fuerza moral y espiritual para revelar mansedumbre en la mayoría de esas situaciones.

Si la mansedumbre es el fruto del Espíritu Santo, es algo que nos viene de Dios y no de nosotros mismos. No obstante, necesitamos entregarnos diariamente al Señor y tener la disposición diaria de obedecer con fe, a fin de que esto se manifieste en nuestras vidas.

V. LA RECOMPENSA DE LOS MANSOS

Los siguientes versículos son consoladores porque hay ocasiones cuando la gente se aprovecha de los mansos. Una persona mansa no está preocupada por elevarse a sí misma ante los hombres, sino más bien desea elevar a Dios. Como resultado, Dios promete exaltar al que es manso. Las recompensas pueden ser experimentadas tal vez ahora pero, muy ciertamente, en el nuevo cielo y la nueva tierra de la eternidad: Sal. 22:26; 25:9; 37:11; 147:6; Isa. 29:19; Mat. 5:5

VI. PARA MEDITAR

“No hay que ocultar a Cristo en el corazón y encerrarlo como un tesoro codiciado, sagrado y dulce, para ser disfrutado únicamente por el que lo posee. Debemos tener a Cristo en nuestro corazón como una fuente de agua que salta para vida eterna, que refresca a todos los que se ponen en contacto con nosotros. Debemos confesar a Cristo abiertamente y con valor, y demostrar en nuestro carácter su humildad, mansedumbre, y amor, hasta que los hombres experimenten el encanto de la hermosura de la santidad. La mejor forma de preservar nuestra religión no es colocarla en una botella, como si fuera perfume, para que no se escape su fragancia”

“La paz de Cristo, esa paz que el dinero no puede comprar, que el talento no puede conseguir, que el intelecto no puede obtener es el don de Dios. La religión de Cristo: ¿Cómo podría hacer que todos comprendieran se gran pérdida si dejaran de obedecer sus principios santos en su vida diaria? La mansedumbre y humildad de Cristo es el poder del cristiano. Es en realidad más precioso que todas las cosas que el genio puede crear o la riqueza pueda adquirir. De todas las cosas que se buscan, que se anhelan y se cultivan, no hay nada tan valiosa ante la vista de Dios como un corazón puro, una disposición llena de agradecimiento y paz”

RESUMEN

Cuando los cristianos se confrontan con luchas o provocaciones, y responden con mansedumbre, se están conduciendo de una manera cristiana. La mansedumbre no es cobardía. Es la expresión de confianza en el estilo de vida que los prepara para el Cielo. Tiene el poder de diluir la hostilidad, y crear paz y armonía. Es un antídoto para el egoísmo

A %d blogueros les gusta esto: